La compañía

Calidad



En un momento de perspicacia, uno de los primeros directores de la producción de Norma a‹firmó una vez: 

“una tarjeta de circuitos es un producto muy complejo, el cual es fácil de hacer, y un cartucho es un producto simple, el cual es difícil de hacer”. 

No podría ser más cierto. Un cartucho consiste en juntar muchas variables, que tienen que ser afinadas a la perfección para cada lote y salida de producción.

Se necesita habilidad y experiencia para hacer esto, tanta como precisa la magní‹ ca ingeniería para guardar máquinas tolerando milésimas de un milímetro, un día y otro. Empleados de primera clase, tradición y un sólido know-how, esto es lo que hace de los cartuchos producidos en Amotfors los número uno en calidad y lo que hace de Norma uno de los mejores nombres en el mercado.

Los procesos de calidad están constantemente monitorizados y los productos rechazados retirados. Estas son las bses de la mejora contínua.